Claves para empezar a estudiar un idioma nuevo y no fracasar en el intento.

Todos tenemos un comienzo. Los comienzos no son sinónimo de sentirse asustado, inquieto o avergonzado, todo lo contrario. Son una oportunidad para empezar de nuevo. Un comienzo debe ser estimulante, divertido y motivador. Una de las causas más comunes por los que abandonamos el aprendizaje de un nuevo idioma es precisamente por el miedo a lo desconocido. Buscamos excusas para no afrontarnos a algo nuevo y pensamos que hacemos tarde, que somos demasiado mayores para ello, que deberíamos habernos puesto en el instituto, que ya no vamos a poder... y nada de eso, amigos, es cierto. Nunca es demasiado tarde, ni se es demasiado mayor, y por supuesto, nadie va a cuestionar por qué empiezas ahora o cómo es que no dominas ese idioma todavía. Solamente son prejuicios, y no queremos que os venzan. Os mostramos algunas claves para empezar a estudiar un nuevo idioma y no abandonarlo en el camino.

 
1. Márcate objetivos razonables. Ve paso a paso. No pretendas hablar una nueva lengua en pocas semanas o empezar manteniendo una conversación sobre la teoría de la gravedad. Es mejor que fijes objetivos plausibles y que te des tiempo para alcanzarlos. Te recomendamos que te marques pequeñas metas, como aprender el vocabulario del hogar, o de la compra, para la semana siguiente, o que te dijes como meta, ser capaz de mantener un pequeño diálogo sobre tus rutinas este trimestre.

2. Pregúntale a un profesor cuánto tiempo vas a necesitar para aprender lo que quieres. No creas en los métodos milagro de aprender Inglés o Alemán con 300 palabras. Eso solo te llevará a frustrarte y a pensar que memorizando un poco de vocabulario vas a aprender el idioma, para terminar dándote cuenta de que no. Necesitas tiempo, aprender estructuras gramaticales, tiempos verbales, vocabulario, pero sobre todo, necesitas mucha práctica: hablar, escuchar y escribir. 

3. Debes pasar por todas las fases del aprendizaje. Sí, es normal que durante un tiempo chapurrees algunas palabras, te sientas inseguro y debas preguntarle a tu profesor constantemente cómo se dice esto o aquello. Felicidades: estás avanzando, quieres expresarte con un vocabulario más amplio y expresar ideas más complejas. Signo de que evolucionas :)

4. Habla con profesores nativos todo lo que puedas. Cuanto más, mejor. En Classgap tienes los mejores profesores felices de poder ayudarte cuándo y cuánto necesites. Esta es la mejor manera de aprender. Los profesores nativos te ayudarán a mejorar tu expresión oral, a que pronuncies mejor, a que utilices el vocabulario correcto... Y escucharles será la mejor de las lecciones, te empaparás del idioma y avanzarás mucho más rápido. Los encontrarás además a precios muy competitivos y con amplios horarios.

5. Aprovecha tu tiempo libre e invierte tiempo en mejorar el idioma. Seguro que tienes algunos minutos muertos al cabo del día; con 10 minutos basta. Es suficiente para que puedas entrar a diario cuando te despiertes, o en la pausa de la comida, a algún diario digital en el idioma que estás estudiando e intentes leer una o dos noticias, y entenderlas. Cogerás así el hábito de leer y aprenderás vocabulario. Si puedes, de camino al trabajo o dando un paseo, ponte la radio o mira tu serie favorita o alguna película en la lengua que estés estudiando.

6. No te compares con los demás, ni con otros estudiantes ni con nativos. No sirve de nada. Cada uno puede dedicarle al aprendizaje un tiempo y una constancia distintos, y eso determinará la velocidad con la que evoluciones. No importa en qué nivel estén los demás, solo importa lo que tú estás aprendiendo. Mira atrás y siéntete satisfecho. No lo dudes: sigue estos consejos, y el nuevo idioma no se te resistirá. 
 
¿Te ha gustado? Compártelo