Cómo crear y vender un curso en Classgap

Hasta ahora, Classgap solo permitía dar clases individuales online con un profesor. Los alumnos sólo podían escoger clases particulares sueltas o en packs. Desde la plataforma, queremos ir un paso más allá y ofrecer la posibilidad de crear cursos.  En estos momentos, los profesores ya tienen la opción de publicar cursos online hechos por ellos para aquellos alumnos con objetivos específicos. 

Crea tu curso online

¿Es posible idear un curso perfecto que se ajuste a todo el mundo y a la vez a cada individuo en particular? Vamos a intentar responder esta pregunta usando la lengua inglesa como ejemplo.

Es una creencia generalizada pensar que para dominar este idioma es suficiente tener unas buenas bases de gramática y haber visto unas cuantas series o películas de Netflix en versión original. 

Y aunque sin duda son ambas buenas herramientas para complementar el aprendizaje de una forma amena y divertida, la completa asimilación del idioma requiere del estudio y la perseverancia de cada uno. Por este motivo, un gran número de estudiantes está buscando cada vez más cursos a medida. Ahora,  la pregunta es: ¿Existe el curso ideal? 

Tomemos como ejemplo una persona de edad avanzada que nunca haya entrado en contacto con la lengua. ¿Pueden ser similares sus necesidades a las de un adulto con un nivel de cuarto curso de inglés o un alumno de primaria? Ninguno de ellos tiene un nivel de inglés elevado, ¿verdad?

La respuesta es fácil. No tienen un buen nivel de inglés pero son perfiles completamente distintos, por tanto, sus cursos deben adaptarse a estas especificidades. Para que se entienda mejor, se pueden comparar las necesidades de estudiantes de la tercera edad con las de los alumnos de primaria y ver cómo crear el curso perfecto para cada uno. 

 

Cómo crear un curso de lengua online

En el caso de los estudiantes de edad avanzada que tomen un primer contacto con el inglés, el curso debe incluir: 

  • Introducción básica del idioma: con paciencia y comprensión, el profesor debería presentar de una forma accesible e intuitiva los intrínsecos de la lengua. El tutor debería recordar que muchos estudiantes nunca han aprendido otra lengua además de su lengua materna. 
  • Frases útiles en vez de complicadas estructuras gramaticales: este grupo ha decidido aprender en este punto de su recorrido vital por una buena razón. Con esto en mente, el profesor les ahorra nervios y estrés si les ofrece lecciones prácticas y aprovechables.
  • Demostración con ejemplos cotidianos de nuevos conceptos: ya sea para visitar a su familia en el extranjero o por el deseo de viajar, los estudiantes deben aprender a gestionar situaciones del día a día. Ej: llamar a un taxi, o empezar una conversación con los locales. 

En cambio, el perfil de un estudiante de primaria presenta retos de distinta índole por qué le espera un largo camino en el que va a necesitar unas bases sólidas con las que consolidar el idioma en el futuro. El curso debe incluir:

  • Introducción de las estructuras gramaticales básicas: la gramática es una de los estigmas de la lengua inglesa. La clave se halla en encontrar la forma de hacerla más accesible y divertida para los niños. Su aprendizaje será más satisfactorio siempre que disfruten aprendiendo. 
  • Interés por sus pasiones: nada hace más contentos a los alumnos de 7-8 años que permitirlos hablar de sus aficiones o sus programas/libros/personajes favoritos. Interesarte por sus aficiones es la forma más eficaz de hacerlos participar y que aprendan nuevo vocabulario y estructuras. En poco tiempo, 
  • Recursos y material adicional, divertido y colorido: todavía no es un hábito establecido introducir pegatinas o flash-cards durante las lecciones. Esto supone un grave problema porqué es la forma más rápida de desalentar a los más pequeños. Es de vital importancia que se disponga de estos recursos para que los niños encuentren las lecciones amenas y entretenidas. Como más material diverso tengas, más divertido será aprender para los niños.

Es fácil apreciar las diferencias entre ambos perfiles ¿verdad? Esta lista sigue creciendo cuantas más preguntas le haces a tu estudiante en potencia. Es más, la cantidad de material didáctico también debe ajustarse a cada necesidad individual. Un adulto medio no se fascinará tanto por el uso de flash-cards como un alumno de 8 años. Asimismo, un niño de primaria no se sentirá tan satisfecho al superar un examen teórico como un estudiante de instituto o de universidad. Las clases deben estar adaptadas al estudiante. 

 

Cómo subir un curso en Classgap

Ahora que ya tenemos el curso creado, solo debemos subirlo a la plataforma. Acceder a la opción es tan fácil como ir al dashboard y clicar en Cursos. Es importante recordar que siguen siendo clases online particulares, no videos pre-grabados. 

Descubre como subir el curso

Una vez tengáis el material listo, os recomendamos:

  • Crear un buen vídeo de presentación. Un vídeo bien hecho es la mejor carta de presentación para los alumnos y también es la mejor forma de promocionarte.
  • Crear un curso de duración moderada. La duración óptima suele ser de entre 5 y 10 horas. Si tenéis mucho material podéis dividirlo en dos cursos diferentes por ejemplo. 
  • Crear un archivo de contenido para el curso muy explicativo. La clave para el éxito del curso es un título fácil de entender y unos objetivos bien definidos. De esta forma controlas las expectativas de los estudiantes y hay completa transparencia respecto a las lecciones del curso. 

 

Cómo conseguir alumnos 

Una vez hayamos creado un curso que no sea ni demasiado general ni demasiado específico (un curso ajustable a cada perfil de estudiante), ¡es hora de venderlo! Nos puede parecer el curso ideal adaptado a todo tipo de necesidades. Sin embargo, llamar la atención de los estudiantes y lograr que se apunten puede ser el proceso más difícil y complicado de todos. Por esta razón, es importante tener un plan de marketing sólido.

Requisitos:

  • Una gran cantidad de conocimientos diversos, desde material básico para las clases hasta contenido adicional para mejorar las distintas secciones de la lección. Si el profesor está preparado y confiado, los estudiantes serán más susceptibles de depositar su confianza en él y estarán más dispuestos a terminar el curso. 
  • Elevada capacidad creativa, muy útil para preparar y vender cursos específicos y mantener a los estudiantes interesados desde la primera clase. No tengáis miedo a la originalidad y la innovación, rompe esquemas y crea lecciones que marquen una diferencia. 
  • Paciencia y suspicacia. A veces muchos estudiantes no son conscientes de su nivel lingüístico ni de sus virtudes o defectos a la hora de aprender. Por esta razón, debes convertirte en un guía y tener siempre las respuestas preparadas. Prueba que conoces el terreno preparando un resumen después de cada clase o proyecto de corta duración. 

Estos tres requisitos pueden adaptarse a todo tipo de cursos, ¡desde Inglés hasta clases de piano o jardinería!  Una vez te hayas familiarizado con el perfil de estudiante al que te dirijas, estarás listo para preparar los cursos que sean necesarios. ¡Anímate!

 

¿Te ha gustado? Compártelo